Av. Parque Gonzales Prada 626, Magdalena del Mar
Lun-Sab: 07:00 - 17:00
05 Ago 2022

Madre de Dios: Alistan gran cruzada por Giulianito, niño que necesita ser operado de urgencia

La sociedad civil, organizaciones e instituciones se han sumado a la causa del menor de 7 años, quien padece de distonía generalizada, un extraño trastorno de movimiento en todo su cuerpo que le produce un intenso dolor.

Por: CAAAP / Radio Madre de Dios

Soportando contracciones involuntarias y dolorosas en todos los músculos de su cuerpo, Giuliano Bogani López, un niño de 7 años que sufre de distonía generalizada, continúa luchando por recuperar la tranquilidad en su vida y la de su familia. El menor, natural del distrito de Iberia, en la provincia de Tahuamanu (Madre de Dios), vio su tratamiento en Lima interrumpido debido a la pandemia de la COVID-19, lo que ha causado que, progresivamente, las contracciones que sufre sean mucho más frecuentes, y por ende, el dolor insoportable.

Tras conocer su caso, la sociedad civil, organizaciones e instituciones decidieron iniciar una gran cruzada solidaria, "Unidos por Giulianito", iniciativa que busca recaudar fondos para que el menor sea intervenido quirúrgicamente en el extranjero y pueda paliar los síntomas que le genera esta enfermad, y así mejorar su calidad de vida. Y es que, según los médicos del niño, esta operación no se puede realizar en el Perú, y solo es posible en países como Brasil y Chile. Es por esa razón que se necesitan al menos 100 mil soles para poder costear la cirugía y los gastos de traslado y tratamiento que necesitaría el menor.

“Giulianito ha nacido con distonía generalizada. Él nunca ha llegado a caminar, pero sí se movía con ayuda de un andador, dentro de sus posibilidades; era un niño alegre, feliz. Se tenían unas crisis de distonía, pero no eran frecuentes”, narró una de las amigas cercanas a la familia. Sin embargo, revló que en abril estas crisis aumentaron porque Giualianito dejó de recibir su medicina desde Lima. Luego, la familia se enteró  que solo una intervención quirúrgica fuera del país podía mantenerlo a salvo.

Es entonces cuando la población, conmovida por el caso, decidió unirse y emprender esta cruzada para recaudar, a través de distintas actividades como rifas, conciertos, y una Teletón, la suma que necesita el menor. La emisora del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, Radio Madre de Dios, no podía faltar en la lista. La difusión del caso llegó también hasta las instituciones del Estado, y municipalidades como la de Iberia y de Tambopata han organizado actividades profondos para el niño, al igual que el Gobierno regional de Madre de Dios, que sumó su apoyo a esta iniciativa ciudadana.

Para aportar económicamente, quedaron a disposición las siguientes cuentas (entre otras):

1) Banco de la Nación: 04-202-819414

CCI: 018-202-004202819414-22

2) Scotiabank: 345-0191048

CCI: 009-345-203450191048-00

3) BCP: 485-71715699066

CCI: 002-485-17171569906613

4) PLIN: 921439543

5) Yape: 921439543

(A nombre de la mamá de Giulianito: Cyntyha Addally Soriano Gonzales)

10 Jun 2022

Arte indígena Harakbut llega a Estados Unidos con exposición sobre los impactos del extractivismo

Las pinturas, elaboradas por doce artistas que integran el colectivo ‘Etochime Harakbut’ de Madre de Dios, reflejan el cambio en la cultura de su pueblo, a raíz de las amenazas como la minería ilegal, que está destruyendo no solo el territorio de sus comunidades, sino su identidad indígena.

Un conjunto de treinta obras inspiradas en las historias que han influido e impactado en el pueblo indígena Harakbut, su esencia y los principales problemas que enfrentan sus comunidades, serán exhibidas en la exposición “MÍO: Lo que es nuestro a raíz de la extracción” desde este 16 de junio en la galería The Midway Arts Center, en San Francisco, California, Estados Unidos.

La muestra recoge el arte de doce hombres y mujeres indígenas del colectivo ‘Etochime Harakbut’ de la región Madre de Dios, y busca dar a conocer la cosmovisión indígena mediante la presentación de obras que representan el impacto de las industrias extractivas en esta parte de la Amazonía peruana, que ha sido fuertemente golpeada por el boom de la minería ilegal de oro en los últimos veinte años.

“Es un poco de cómo cada artista interpreta, no solo la destrucción de la selva y áreas naturales protegidas, sino también cómo estas empresas extractivas van destruyendo mentes. Hoy en día los Harakbut han olvidado su identidad, sus raíces, y se han dejado absorber por el sistema colonialista”, explica Yésica Patiachi, una de las integrantes del colectivo Etochime Harakbut.

Arte que abre puertas

Fue a raíz de la exposición virtual ‘Los Hijos del Bosque’, que presentaron en octubre de 2021, que la curadora Patsy Craig decidió ponerse en contacto con ellos para plantearles esta propuesta que sería llevada a los Estados Unidos, explica Yésica. Sin embargo, la decisión de formar parte no dependía solo del colectivo, pues en ese momento ellos no contaban con los fondos necesarios para poder producir las obras.

Foto: difusión

Fue gracias a la gestión de las Hermanas Misioneras Dominicas del Rosario, que apoyaron a canalizar las donaciones, que los artistas no tuvieron que preocuparse por adquirir los insumos para pintar. Desde los lienzos, los caballetes, las pinturas y la alimentación de los integrantes del colectivo fueron costeados por el aporte de diversas personas y organizaciones. La Iglesia, a través de ellas, les abrió las puertas y también les brindó un ambiente para pintar, comenta Yésica.

“Para nosotras, después del Sínodo para la Amazonía y de la visita del Papa, una expresión de la pastoral indígena urbana es el colectivo Etochime Harakbut, que a través del arte está buscando expresarse, defender su identidad, y preservar su cultura (…) Estamos haciendo una apuesta por estos nuevos caminos que la Iglesia nos invita a buscar, y uno de estos es el arte”, explica la Hna. Zully Rojas, misionera dominica del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado.

Sobre MÍO

La exhibición, que desde este 16 de junio hasta el 18 de julio en la galería The Midway Arts Center, en San Francisco, California, contiene también otras treinta obras de los alumnos de San Francisco Art Institute (SFAA), que retratan temas relacionados con la extracción de recursos, en referencia al impacto de la “Gold Rush” o “Fiebre del Oro” (1848-1855) en California del Norte, trazando paralelismos entre estas dos distintas ubicaciones geográficas.

“Es súper interesante porque en el colectivo Etochime son autodidactas. En Perú hay escuelas de arte, pero no hay aquellas que se enfocan en la estética de la cultura ancestral, desafortunadamente. Vienen de una mirada colonial, con un formato occidental (…) Entonces aquí se combina el arte occidental con el arte indígena amazónico por el formato en lienzo donde crean las obras. Es una yuxtaposición muy interesante”, resalta la curadora, Patsy Craig.

Etochime: Nuestras raíces

Los integrantes de Etochime Harakbut pertenecen a las comunidades de Puerto Luz y Shintuya. Lo conforman Francis Quique Álvarez, Hubert Tayori Takori, Luis Tayori Kendero, Fermín Chimatani Tayori, Guadalupe Patiachi Tayori, Brandon Moqui Yamo, Paul Sonque Mikiri, Rayner Joao Mikiri Sihui, Percy Tayori Keddero, Nakeyo Chimatani Lobon, Anelice Cáceres Patiachi y Yésica Patiachi Tayori.

El colectivo fue creado hace más de tres años con el objetivo de dar a conocer, a través del arte, la historia, cosmovisión, cultura e historias del pueblo indígena Harakbut. Un esfuerzo colectivo en los que cada uno de los artistas, desde sus propias miradas y generaciones buscan evocar sus conocimientos y hacer lo posible para que no se pierdan, sobre todo, entre los más jóvenes.

19 May 2022

Más de 200 estudiantes de comunidades nativas de Madre de Dios reciben útiles escolares, alimentos y kits de aseo

Los kits contienen también alimentos y útiles de aseo para apoyar a las familias que se encuentran en las zonas más alejadas de la región. Una iniciativa impulsada por Cáritas Madre de Dios que forma parte de las acciones para hacer frente al impacto ocasionado por la pandemia de la COVID-19.

Estudiantes indígenas de diez comunidades nativas de las zonas más alejadas de la región Madre de Dios recibieron útiles escolares, alimentos y kits de aseo personal para sus familias. Una donación liderada por Cáritas Madre de Dios, en coordinación con la UGEL Madre de Dios para apoyar el futuro educativo y la mejora de la calidad de vida de los pueblos indígenas ubicados en esta parte de la Amazonía peruana.

“Mediante los diversos proyectos que venimos ejecutando en coordinación con nuestras cooperantes, queremos llegar a las comunidades nativas de nuestra región.  Es importante darles todas las herramientas educativas a los estudiantes sobre todo en estos momentos en que muchas familias tienen problemas económicos por la pandemia. El objetivo de la entrega de los kits educativos, de alimento y aseo es apoyarlos para que cuenten con mejores condiciones y accedan a una educación de calidad”, señaló Juan Carlos Navarro Vega, secretario general de Cáritas Madre de Dios.

Cada kit está compuesto por una mochila que incluyen cuadernos, colores, plumones, lapiceros, lápices, borrador, tajador, papelería, entre otros útiles necesarios que facilitará el proceso de aprendizaje y al esfuerzo que realizan los padres de familia. Asimismo, se entregaron bolsas de alimentos a 400 familias; cada una de ellas pesa aproximadamente 15 kilos y contienen productos de primera necesidad como arroz, leche, fideos, azúcar, aceite, etc. Mientras que los útiles de aseo incluyen toalla de mano, jabón, cepillo de dientes, pasta dental, papel higiénico, entre otros.

Foto: Cáritas Madre de Dios

Durante la visita a la comunidad nativa de Palma Real, ubicada a seis horas en peque peque de la ciudad de Puerto Maldonado, se donaron cuarenta y tres kits. Otros cuarenta y cuatro fueron destinados a la comunidad de Sonene para que los alumnos continúen recibiendo educación intercultural bilingüe. Estos materiales permiten que los niños, niñas y adolescentes continúen con sus estudios y tengan la posibilidad de culminar el año escolar.

“La realidad de nuestra comunidad a nivel educativo es deprimente porque los padres no cuentan con los recursos económicos para poder adquirirlos útiles escolares que los chicos necesitan para estudiar más tranquilos. Nosotros nos sentimos muy emocionados y orgullosos de este apoyo que nos están brindando porque significa mucho para cada comunero” señaló, Maximina Pacombia, profesora de la comunidad nativa de Palma Real.

Otras de las comunidades que también han sido beneficiadas con estas entregas son las de la cuenca del río de Las Piedras, entre ellas Monte Salvado, Puerto Nuevo, Santa Alicia, Tipishka y Santa Teresita, lugares donde el acceso solo es por vía fluvial. En los próximos días se llegará a La Victoria, Boca Pariamanu y Puerto Arturo.

Para la especialista de la UGEL Tambopata, Ayme Zamalloa, las donaciones permitirán que se puedan desarrollar las competencias en el trabajo que realizan día a día los docentes con sus alumnos “hemos acompañado a Cáritas que ha conseguido una donación importante para las escuelas de las comunidades nativas que, además de estar alejadas, son poco atendidas. Para ellos es una necesidad que se está supliendo con la disposición de estos materiales que ayudan”, refirió.

Cabe mencionar que estas donaciones se lograron gracias a la articulación con la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Cáritas Suiza y el apoyo logístico de la  Asociación para la Investigación y Desarrollo Integral (AIDER)

 

22 Mar 2022

Iglesia de Puerto Maldonado exige no dejar impune el asesinato de Juan Fernández Hanco

A través de un pronunciamiento, el Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado pidió a las autoridades realizar investigaciones "exhaustivas, prontas y oportunas" para hallar a los responsables de la muerte del hermano del coordinador del Comité de Gestión de la Reserva Nacional de Tambopata y teniente gobernador del Centro Poblado Nueva Arequipa.

El Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado pidió un alto a los crímenes que están ocurriendo en Madre de Dios, luego de que se informara sobre la muerte de Juan Julio Fernández Hanco, hermano del coordinador del Comité de Gestión de la Reserva Nacional de Tambopata y teniente gobernador del Centro Poblado Nueva Arequipa, German Fernández. El asesinato habría sido perpetrado por presuntos sicarios que estarían vinculados con mineros ilegales, según denunció la familia. Es por eso que, a través de un pronunciamiento, desde la Iglesia de Puerto Maldonado cuestionaron el rol del Estado para proteger a sus ciudadanos.

"A pesar de la presencia de la policía y fuerzas armadas en la zona nos preguntamos: ¿De qué les han servido las garantías personales que habían solicitado? Siendo así, ¿para qué el Estado de emergencia? Nos solidarizamos con quienes, en esta región del Madre de Dios, día tras día, se sienten abandonados de un Estado que parece no velar por ellos. ¡Están siendo amenazados y asesinados! Exhortamos a la Policía Nacional del Perú, al Ministerio del Interior, Ministerio Público, Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, y demás entidades competentes a poner todos los medios a su alcance para impedir que estos horribles crímenes sigan ocurriendo en nuestro territorio. ¡Ni una muerte más!", mencionaron en el documento.

Asimismo, expresaron sus condolencias a los padres, hermanos, esposa e hijos, así como a todos los demás familiares de Juan Julio Fernández Hanco, y repudiaron este crimen, recordando también los asesinatos perpetrados contra los defensores medioambientales Roberto Carlos Pacheco y Alfredo Vracko; y los casos de tantas personas más desaparecidas en esta región Amazónica que, hasta hoy, no encuentran justicia.  "Por eso exigimos que se realicen investigaciones exhaustivas, prontas y oportunas que no los dejen impunes", señalaron.

A continuación, lee el pronunciamiento de forma íntegra:

PRONUNCIAMIENTO CONTRA EL ASESINATO DE JUAN JULIO.2022.03.21

19 Feb 2022

Iglesia de Puerto Maldonado conforma una nueva comunidad misionera en la frontera

Siguiendo los cuatro sueños de la Exhortación apostólica postsinodal “Querida Amazonía”, la nueva comunidad, conformada por cuatro religiosas de la congregación Las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, se instaló esta semana en la provincia de Purús, ubicada en la región Ucayali.

Tras cuatro años de misión en la zona fronteriza entre Perú y Brasil, las Hermanas de la congregación Las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl se instalaron oficialmente como comunidad local en la provincia de Purús, en Ucayali. A petición de Monseñor David Martínez de Aguirre, obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, esta propuesta fue aprobada en sesión de Consejo General el 10 de enero pasado y hoy, finalmente, es una realidad.

Son cuatro las religiosas que la integrarán: Sor Reyna Escate Pérez (Hermana Sirviente), Sor Eva Castro Arocutipa, Sor Rosmery Hanco Ayma y Sor Mary Nelly Useca Cama. La instalación de esta comunidad misionera local implicará que el trabajo que se viene realizando con la población del Purús continúen de forma constante. Entre estas actividades están las labores propias de la Parroquia, la evangelización en las comunidades, las clases de religión en los colegios, el reforzamiento de cursos para niños y jóvenes, el apoyo a las maestras artesanas de la zona, entre otras.

Mons. David Martínez de Aguirre resaltó que la idea de proponer esta comunidad surge a raíz de que, en 2018, las Hermanas de la congregación Las Hijas de la Caridad decidieron iniciar una experiencia misionera en una zona de frontera, lejana y apartada como el Purús. “Esta es una noticia importante para nosotros porque esta congregación en la misión atiende, desde Puerto Esperanza y en toda la provincia del Purús, a una población de 1 000 habitantes. Y en el resto del río Purús a unos 4 000 indígenas de diferentes etnias”, señaló.

Este llamado de ir por “nuevos caminos” y poner en marcha el compromiso de “establecer prioridades misioneras”  responde a los cuatro sueños expresados por el Papa Francisco en la Exhortación apostólica postsinodal “Querida Amazonía”. El primero; el de luchar por los derechos de los más pobres; el segundo, preservar la riqueza cultural; el tercero, que se custodie celosamente la abrumadora hermosura natural; y el último, que las comunidades cristianas sean capaces de entregarse y encarnarse en la Amazonía.

Para la instalación oficial, programada para esta semana, una comitiva llegó el 17 de febrero con tres de las Hermanas que se encontraban en Lima, además de Sor Rosmery Moreno, Superiora provincial de Las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl del Perú y el Padre Rubén Pedro Borda, director Provincial de las Hijas de la Caridad del Perú. El vuelo de apoyo de la FAP que arribó desde la capital trajo también víveres y productos de primera necesidad.

Cabe resaltar que la provincia del Purús fue encomendada al Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado en 1949. Sin embargo, la misión no se erigió formalmente hasta 1958.

 

 

20 Ene 2022

Misioneros de Argentina se preparan para ir a la Amazonía peruana

El proyecto invita a rezar, enviar y acompañar la tarea de los misioneros que partirán hacia el Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, en Perú.

El obispo de Añatuya, José Luis Corral svd, informó de la presencia de veinte misioneros de distintos lugares del país que llegaron a la diócesis para prepararse para la misión en la selva peruana.

Estos misioneros ya llevan dos años de aprendizaje y ahora se encuentran en esta etapa preliminar anterior al envío en la comunidad santiagüeña de Tintina, siguiendo el camino de discernimiento en la parroquia Virgen del Valle y San José.

El grupo que llegó a la diócesis de Añatuya estuvo acompañado por Fernando Croxatto, obispo de Neuquén y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones de la Conferencia Episcopal Argentina. Está conformado por dos sacerdotes: P. Franco (Villa de la Concepción del Río Cuarto) y el P. Pepe (San Juan de Cuyo), e integrado por Flavia (Córdoba), Celeste (Resistencia-Chaco), Mavi (Buenos Aires), Silvana y Cecilia (Concordia), la hermana Sara (Buenos Aires), el matrimonio Castro (Azul), Dayana (Paraná), Paola (Jujuy), Lili (Neuquén), Catalina (Villa María), Claudia (Alejo Ledesma – Córdoba) y Lisbeth (Añatuya).

Después de unos días de formación, la mayoría de ellos regresaron a sus diócesis, pero la primera comunidad que será enviada a la Amazonía Peruana seguirá en el Tintina hasta el 23 de enero, para continuar con esta etapa de compartir y conocimiento.

Este primer grupo irá en nombre de la Iglesia argentina, siguiendo el pedido del papa Francisco. El destino es el Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, en la Amazonía peruana.

El obispo de Añatuya señaló que el proyecto invita a “rezar, enviar y acompañar” por los misioneros para que la tarea pastoral que realicen de frutos abundantes y surjan nuevas vocaciones misioneras. “Demos gracias a Dios y recemos por cada uno de ellos y este camino misionero anime a muchos otros a dar su si a Jesús”, pidió Corral.

________________________________________________

Artículo publicado originalmente en la web Vida Nueva Digital por Roxana Alfieri. Se puede leer aquí.

19 Ene 2022

Mons. David Martínez de Aguirre: “La visita del Papa nos dio un incentivo y animó a la Iglesia en nuestro vicariato”

Cuatro años se han cumplido desde que el Papa Francisco visitó Madre de Dios durante su recorrido por el Perú. En el marco de un nuevo aniversario de su llegada, el obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, Mons. David Martínez de Aguirre, recordó que este encuentro constituyó "un homenaje y reconocimiento a toda la labor de las misiones en los vicariatos".

“Aquel día, con mucha emoción, tenía muy presente a todos los misioneros y misioneras que han dejado la vida, y todas las personas que han ido construyendo esta Iglesia y sociedad. Fue un momento emotivo y emocionante”. Con estas palabras, el obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, Mons. David Martínez de Aguirre, recordaba la visita del Papa Francisco a la ciudad amazónica hace, exactamente, cuatro años, el 19 de enero de 2018.

Y es que la llegada del Sumo Pontífice a Puerto Maldonado y su encuentro con los pueblos indígenas no solo animó e incentivó la labor misionera que se hace en la construcción de la Iglesia local del territorio amazónico peruano, tan amplio y complicado; sino que fue un empuje para continuar seguir trabajando pese a las dificultades. “Para mí fue un homenaje, un agradecimiento y un reconocimiento de toda la labor de las misiones en los vicariatos”, señaló el obispo.

Para los micrófonos de Radio Madre de Dios, Monseñor David Martínez de Aguirre rememoró las primeras palabras que el Papa Francisco le dijo a su llegada al aeropuerto Padre Aldamiz de Puerto Maldonado. “Me decía: ‘Estoy al tanto de todo el trabajo que están haciendo, ánimos y gracias’ Para mí fue un momento muy emotivo (…) Nuestro vicariato ha pasado de tener un grupo de 80 misioneros y misioneras, y precisamente ahora no estamos en el mejor momento”, contó.

Añadió que, incentivados por el Sínodo de la Amazonía, Querida Amazonía y todos los documentos del Magisterio del Papa Francisco, “se incentiva a una Iglesia más abierta, más de cara hacia afuera, siempre atenta a las necesidades de nuestras gentes, siempre poniendo como prioridad a los vulnerables y, en nuestro vicariato, a los pueblos indígenas. Ciertamente son nuestra prioridad, siempre han estado ahí: desde la educación, la salud y los diferentes ámbitos”, mencionó Monseñor David Martínez de Aguirre.