Av. Parque Gonzales Prada 626, Magdalena del Mar
Lun-Sab: 07:00 - 17:00
24 Ene 2022

Día Internacional de la Educación: Presidente del CELAM pide mayor inversión y aprovechar las oportunidades de la digitalización

En el Día Internacional de la Educación, que se celebra este 24 de enero, Mons. Miguel Cabrejos, presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y Presidente del Episcopado Peruano, hizo un llamado al Pueblo de Dios, a través de un mensaje, a reconocernos “humildemente discípulos del mayor educador, Jesús, el Maestro”.

Mons. Cabrejos mostró su preocupación por las cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ante diferentes situaciones que padecen millones de niños, niñas y adolescentes de América Latina y el Caribe, entre ellas la pobreza, la interrupción del proceso educativo como consecuencia de la pandemia, la brecha digital y el hecho de que 20 millones de jóvenes, ni trabajan, ni estudian.

Ante esa dura realidad, el presidente del CELAM, en nombre de la Iglesia latinoamericana y caribeña, “demanda mayor inversión en educación, mejorar las condiciones materiales, aprovechar el salto en digitalización, generar condiciones de escolarización diversa e inclusiva, además de establecer procesos de transición de la educación a empleos de mayor calidad”.

Asimismo, pide “asumir la responsabilidad compartida respecto de la educación, por parte de la sociedad, los medios de comunicación, la familia, los educadores y los educandos”.

A continuación, el Mensaje del Presidente del CELAM:

 

 

23 Dic 2021

Navidad solidaria: Parroquias de Lima recaudan 14 toneladas de donaciones para la región Amazonas

A través de una campaña solidaria en el marco navideño, las parroquias de Lima han recaudado alrededor de 14 toneladas en donativos de ropa, mantas, alimentos no perecederos, paquetes de agua y mascarillas KN 95 que irán destinadas a las personas más afectadas de la región amazónica norte del Perú.

Ante la inminente llegada de la Navidad, en las últimas semanas, la Arquidiócesis de Lima emprendió una cruzada solidaria denominada: «Unidos y solidarios por los damnificados del terremoto», convirtiendo sus parroquias en centros de acopio temporales para la recepción de víveres y donativos.

Tal como informa un artículo de su página web, hasta la fecha, se han recaudado alrededor de 14 toneladas en donativos de ropa, mantas, alimentos no perecederos, paquetes de agua y mascarillas KN 95. Asimismo, las cuentas de Cáritas Lima han registrado aportes económicos equivalentes a los 15 mil soles (1130 dólares). Todo esto irá destinado a las personas más afectadas de la región amazónica del norte del Perú.

Ante estas muestras de gran solidaridad, Jorge Herrera, Director General de Cáritas Lima, agradeció a todas las personas de buena voluntad, empresas e instituciones que han sumado su granito de arena para hacer realidad este sueño:

“A través de estas acciones humanitarias nos permiten acompañar a nuestros hermanos damnificados por el terremoto, animándolos a levantarse de esta desgracia, sabiendo que Dios se hace presente mediante gestos de amor y solidaridad”

Cabe destacar que el trasladado de todos los donativos recaudados por las Parroquias de Lima y Cáritas Lima, será gestionado gracias al apoyo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), aliado estratégico de Cáritas local, especialmente teniendo en cuenta que muchas carreteras continúan interrumpidas a causa del terremoto.

________________________________________________________________________________________

Nota publicada originalmente en Vatican News. Se puede leer aquí.

 

Finalmente, en coordinación con la Diócesis de Chachapoyas y el Vicariato de Jaén, se ha previsto la entrega de donaciones a las familias damnificadas en situación de riesgo y vulnerabilidad que no hayan recibido apoyo del estado.

12 Dic 2021

Contra la muerte, fuerza y generosidad

Por: P. César Caro

Siempre he contado que en la muerte se ven muchas cosas, se aprende mucho de las familias, de los pueblos y de la vida. Pero lo que vi el otro día en el entierro de la señora Amadita, mamá de Nimia del Pilar, directora de la ODEC San José, superó cualquier expectativa o registro previo. Mi capacidad de asombro y admiración por nuestra gente de la selva no tiene límite, y eso me enorgullece aunque no tenga mérito.

Hace bien poco me invitaron a un exquisito arroz con pato justo en casa de Amadita, en Timicuro Grande, a una hora en bote desde Indiana. La salud de la mamá estaba débil hacía tiempo, pero en las últimas semanas empeoró: pruebas, hospitalización en Iquitos, tratamientos, más estudios… Su bella familia hizo todo lo humanamente posible, atendiéndola exquisitamente y gastando plata que no tenían, pero al final la muerte es como una lluvia que de pronto ves venir sobre el río y sabes que no te vas a librar de mojarte.

Así que, después de dos noches en vela y ya con todos los hijos presentes, nos fuimos a Timicuro a celebrar el sepelio. Por estos lares no son muy habituales las misas de cuerpo presente, pero aquella, en la casa, fue muy emotiva y participada. Tras los sentidos discursos de Nimia y de su hermano Helber, llegó el momento de dirigirnos al camposanto para la sepultura, y ahí llegó la primera sorpresa: “No padre, acá no hay cementerio porque el pueblo se inunda, la vamos a enterrar en Las Palmas”.

Las Palmas es otro pueblito que está a unos diez minutos, pero en el otro lado de la quebrada, de modo que hay que ir obligadamente en bote. Antes de salir hicimos como una procesión con el féretro por la plaza de armas; me impactaron las maneras de expresar el dolor, sobre todo las mujeres que se tapaban los ojos al paso de la comitiva, o aquellas que lloraban hablando o casi “cantando”. Doña Amadita era bien conocida de todos y una luchadora en la brecha de sacar el pueblo adelante.

Llegamos al puerto, es decir, al barro de la orilla. Había una canoa preparada para trasladar el ataúd y asombrado miré cómo lo ubicaban y se sentaban hasta llenar la embarcación. Comprendo que para los lugareños no sea nada digno de destacar, pero para los de “secano” como yo es muy sorprendente. Había un par de botes más, además del nuestro, y todos se abarrotaron para arribar a Las Palmas.

 

 

Una vez allí, resulta que para llegar al cementerio hay que caminar un poquito y atravesar otra quebradita pasando por un puente precario; parece ser que ya está todo el material para construirlo nuevo, pero los encargados son los de la misma comunidad y no lo acaban de hacer. Quienes hemos transportado a hombros un féretro sabemos lo que cuesta eso, pero cuando vi aquel angosto “puente” –apenas unas tablas titubeantes - pensé: “Diosito, ¿pero cómo piensan pasarlo… con lo que pesa…?”.

Los hombres estaban preparados y enseguida colocaron un palo longitudinal y ataron a él el ataúd como llevan los caníbales a los turistas camino de la olla en las películas. Y así, solo dos porteadores con el madero a hombros, uno delante y otro atrás, encabezaron el cortejo sobre el agua hasta el lugar de la inhumación. Confieso que no me lo podía creer, estaba estupefacto. Ni siquiera fui capaz de hacer estas fotos de arriba; menos mal que hubo quien sí.

No había acabado. Los mismos hombres (mis respetos para ellos) habían ido a abrir el hueco en la tierra a las 5 de la madrugada. Hice las oraciones correspondientes y cuando lograron bajar la caja con las sogas se desbordó la emoción, subió el tono de los gritos y lamentos, las lágrimas corrieron. Empezaron a botar esa greda basta y mojada a puras paletadas, la familia parada al borde de la tumba, los niños lanzando su puñado llorando.

A medida que el color blanco del féretro iba desapareciendo bajo la arena, los gemidos y sollozos se iban atenuando, la velocidad de los trabajadores se aminoraba por el cansancio y el silencio se iba adueñando del lugar, abrasado bajo un inclemente sol de las 9 de la mañana. Yo sudaba a chorros ahí de pie, no quiero ni pensar cómo estarían los de las palas.

Cuando el enterramiento se hubo completado y ya se veía el montículo bajo el cual descansan los restos de doña Amadita, aparecieron unas botellas de agua del río. Entonces, para mi estupor, los hombres comenzaron a pulir la superficie de la tumba, como alfareros fúnebres, hasta que la dejaron bien lisita. Y ahí los familiares colocaron las flores traídas desde la casa y por supuesto un montón de velas prendidas.

 

 

De vuelta a la ribera, mientras las chalupas se completaban para el regreso, Nimia me contó que estos hombres suelen ir por las comunidades haciendo todo ese trabajo sin cobrar, para ayudar. Me habló de invitarnos a almorzar, pero era ya un poco tarde y había que regresar a Indiana. “Más bien invítalos a ellos, bien que se lo han ganado”Y así, cerquita del Amazonas, donde la fuerza y la solidaridad de la gente me fascinan, se despidió el duelo. Si la muerte puede aparecer hermosa, fue aquel día.

___________________________________________________________________________

Artículo publicado originalmente en el blog Kpayo del P. César Caro. Se puede leer aquí.

09 Dic 2021

Cardenal Barreto es condecorado con la Orden El Sol del Perú en el grado de “Gran Cruz”

En una ceremonia desarrollada en el Palacio de Torre Tagle, el ministro de Relaciones Exteriores, Oscar Maúrtua de Romaña, condecoró al Cardenal Pedro Barreto Jimeno, presidente de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM); Arzobispo de Huancayo y Primer vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana, con la Orden “El Sol del Perú”, en el Grado de “Gran Cruz”.

El canciller Maúrtua destacó la historia pastoral del Cardenal Barreto, resaltando su liderazgo en la comunidad jesuita peruana, su labor parroquial en Tacna, Moquegua, y Ayacucho, y su trabajo episcopal en Jaén y, desde el 2004, como Arzobispo de Huancayo.

También dijo conocer las contribuciones cruciales del Arzobispo de Huancayo a la cabeza de la mesa de diálogo para la solución integral y sostenible al problema de salud ambiental y laboral en La Oroya y en la Cuenca del Río Mantaro, así como su conducción de la Comisión Episcopal de Acción Social, CEAS, y las múltiples tareas que ha ejercido al interior de la Conferencia Episcopal Peruana.

Además, resaltó su papel protagónico, a nivel regional, en el Departamento de Justicia y Solidaridad del Consejo Episcopal Latinoamericano, CELAM, y, a nivel global, sus contribuciones como miembro del Pontificio Consejo de Justicia y Paz del Vaticano desde el 2012.

“Ese es el trasfondo mayor de este acto de reconocimiento a su Eminencia el Cardenal Pedro Barreto, educador, teólogo, pastor, guía de jóvenes y párroco, continuador insigne de aquella tradición de una Iglesia comprometida y cercana a la gente”, señaló.

 

A favor del cuidado de la casa común

Asimismo, subrayó su preocupación especial por la Amazonía, por la humanidad y la naturaleza que lo ha llevado a promover campañas e iniciativas en busca de un equilibrio entre la justicia social y el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, especialmente, como Presidente de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) y como uno de los gestores del histórico Sínodo de la Amazonía, convocado por Su Santidad en el Vaticano en el año 2019.

“En esas y otras funciones, Cardenal Barreto ha demostrado, una y otra vez, su opción preferencial por los débiles y los pobres; su confianza en el diálogo y la reconciliación; su convicción del compromiso social de la Iglesia; su defensa de los pueblos indígenas; su atención a la protección ambiental; y su preocupación por la justicia social y laboral; en definitiva, su visión de un Perú productivo pero inclusivo, próspero pero igualitario, con suficiencia material y riqueza espiritual”, puntualizó el ministro de Relaciones Exteriores.

Resucita Perú Ahora en tiempos de pandemia

El canciller Maúrtua destacó también que el Cardenal Pedro Barreto ha redoblado su acción pastoral y social en tiempos recientes, guiándonos con sus escritos y homilías, abogando por el diálogo político y en el marco del Acuerdo Nacional, y conduciendo diversas iniciativas pastorales, en particular Resucita Perú Ahora, que busca dar una respuesta sanitaria y espiritual en estos terribles tiempos de pandemia, con la ayuda de múltiples actores públicos, privados y comunitarios.

Indicó que, hoy que afrontamos en el mundo y, en especial, en el Perú, un tiempo de agudas turbulencias, desconciertos y enemistades, cuánta fuerza adquiere la voz de quienes, como el Cardenal Barreto, contra toda incertidumbre, llaman a la confianza, reclaman el diálogo de buena fe y apelan a la reconciliación.

“Hemos seguido con atención especial, en meses recientes, su llamado a combatir la pandemia de la corrupción y de la desigualdad social, a alentar vínculos de hermandad social, con piedad y solidaridad, atentos al sufrimiento de los más débiles, conscientes de que las crisis de estos tiempos exigen un renacimiento que no sea solamente económico y político, sino también anímico y moral”, concluyó.

____________________________________________________

Nota publicada originalmente en la web de la Conferencia Episcopal Peruana. Se puede leer aquí.

06 Dic 2021

Se ordena un nuevo sacerdote en la Amazonía peruana

El pasado domingo 28 de noviembre, como colofón del encuentro de misioneros de los días previos, se celebró en la catedral de Indiana, en la provincia de Maynas, región Loreto, la ordenación presbiteral del diácono Jovino Arimuya Jaramillo. Se trata del cuarto sacerdote autóctono ordenado en el Vicariato San José del Amazonas en sus 75 años de historia.

El obispo vicario apostólico Mons. José Javier Travieso Martín confirió el orden sagrado a Jovino en presencia de familiares, amigos, un nutrido grupo de misioneros y fieles de la parroquia de Indiana. En su homilía destacó el carácter de servicio al Pueblo de Dios que tiene el ministerio presbiteral, y la alegría que supone para esta iglesia amazónica engendrar un nuevo sacerdote hijo de estas tierras.

Tras la Eucaristía, la celebración continuó en la maloka de la casa misión con un almuerzo festivo y un pequeño programa animado por los misioneros.

___________________________________

Nota publicada originalmente en la web del Vicariato Apostólico San José del Amazonas. Se puede leer aquí.

02 Dic 2021

“Yatsut ainaji”: Lanzan campaña solidaria para apoyar a damnificados por el sismo en la Amazonía

Tras el movimiento telúrico del último domingo, el Vicariato Apostólico de Jaén emprendió una campaña de recaudación solidaria para apoyar con la compra de víveres y calaminas a las familias damnificadas, y llegar hasta las localidades que se encuentran incomunicadas por los deslizamientos de tierra y el bloqueo de las carreteras.

Con el fin de brindar ayuda a las localidades afectadas por el sismo de 7.5 grados que afecto a gran parte de la Amazonía peruana, el Vicariato Apostólico de Jaén inició una cadena de solidaridad esta semana. Bajo el nombre “Yatsut ainaji” (somos hermanos), esta colecta solidaria busca comprar víveres y calaminas para las familias que se han visto afectadas por el movimiento telúrico.

“Tenemos un registro. Según los reportes de los párrocos del as provincias de Jaén y San Ignacio, son 174 familias afectadas, 99 por daños en sus viviendas, porque la casa esta inhabitable o dañada, y el resto es porque se han quedado aislados o se encuentran en situaciones de pobreza y vulnerabilidad”, explicó Sonia Pastor, encargada de la pastoral social del Vicariato Apostólico de Jaén.

Lo recaudado servirá para la compra de estos insumos que serán entregados a las personas damnificadas en la provincia de Jaén y San Ignacio, en Cajamarca, y en Condorcanqui, Amazonas. Además, debido a que hay localidades que han quedado incomunicadas por el deslizamiento de la tierra y el bloqueo de las carreteras, las parroquias se encargarán de comprar los víveres en cada zona afectada.

Foto: Javier Valdera - Radio Marañón

“Queremos llegar hasta el último rincón donde están las personas que han sido afectadas, a través de las parroquias. Estamos a la espera de la solidaridad de la gente, y también coordinando con los párrocos que están en zonas muy alejadas, para ir recogiendo y trasladando la información que nos va llegando de a poquito, porque son lugares que no tienen servicios de internet buenos”, agregó Pastor.

Hasta este 1 de diciembre, la presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez, anunció que se reportaban 17 heridos, uno de ellos hospitalizado; 5 222 damnificados; 8 009 afectados, 223 destruidas, 772 inhabitables, y 1 597 afectadas. Asimismo, la infraestructura de 75 instituciones educativas y 42 establecimientos de salud se han visto dañadas por el sismo.

Para colaborar con la campaña “Yatsut ainaji” el Vicariato de Jaén dispuso las siguientes cuentas:

Banco de Crédito del Perú - BCP
N° Cuenta Soles:
395 – 2685371 – 0 - 56
CCI: 00239500268537105629
Código SWIFT: BCPPLPEPL
RUC: 20604341877
Institución: Pastoral Social del Vicariato San Francisco Javier Jaén - Perú
Titulares: Gilberto A. Vizcarra Mori/ Lia Z. Manzanares Villacorta.

28 Nov 2021

Compartir mirándose a los ojos, otra vez: Balance del encuentro de misioneros de San José del Amazonas

Las autoridades sanitarias restringieron el número de participantes a 30. Fue un bonito compartir donde hubo tiempo para tratar diferentes aspectos de la actualidad eclesial y vicarial, así como para dialogar sobre los difíciles momentos vividos con la pandemia en cada puesto de misión.

Casi dos años después, entre los días 24 y 27 de noviembre de 2021, el Vicariato San José del Amazonas, en el norte de la Amazonía Peruana y fronterizo con Colombia, Brasil y Ecuador, ha disfrutado de unos días de encuentro de sus misioneros. Una cita que, como han publicado a través de sus redes sociales, fue muy especial. “No pudieron ser todos, porque las autoridades sanitarias de Indiana restringieron el número a 30, pero resultaron unos días gratificantes e imprescindibles después de los avatares de la pandemia, aún no concluida”, indican en el escrito.

La necesidad de compartir, de dialogar cara a cara, era palpable en el ambiente. “Los misioneros necesitábamos compartir nuestra experiencia de este tiempo, comunicarnos, expresar todo lo que llevábamos dentro después de tanto esfuerzo y sufrimiento junto a nuestros pueblos”, cuentan.

También fue una ocasión para estudiar más profundamente los documentos surgidos del Sínodo, como el Documento Final y la exhortación apostólica Querida Amazonía, y “extraer de ellos lo que nos parece más relevante para nuestro camino de los próximos años en la misión”.

Por otra parte, se estudiaron las aportaciones al cuestionario FODA que desde el Vicariato se han realizado durante el año 2021 en todos los puestos de misión, y se escogieron los datos más importantes de este análisis de la realidad vicarial con vistas al proceso de elaboración del Plan Pastoral Misionero, que se realizará durante el año 2022.

“También hubo espacio para resumir todo el trabajo de aporte a la Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe, así como para arrancar la fase diocesana del Sínodo sobre la Sinodalidad de la Iglesia”, apuntan ya en la parte final de su nota. También se concedió espacio para conocer las últimas novedades de la realidad vicarial. “Hubo asimismo exposiciones de la ecónoma Anna Borkowska acerca de la situación económica del Vicariato y la manera de funcionar, y por supuesto de Mons. José Javier Travieso, que anunció algunos nombramientos en encargos vicariales que estaban vacantes”.

En conclusión, un encuentro necesario y muy fructífero, pues los y las participantes destacaron ya al final el ambiente cordial y distendido, la confianza y el clima de fraternidad y optimismo de cara al futuro.

________________________________________________________________________________________________________

Nota extraída del Facebook del Vicariato Apostólico San José del Amazonas.

26 Nov 2021

Mons. Martínez de Aguirre en la Asamblea Eclesial: “Cada vez más, los pueblos originarios consiguen ser escuchados y aportar a la Iglesia”

Por: Conferencia Episcopal Peruana

En una entrevista que le brindó a la Agencia de Noticias del Episcopado Peruano (ANCEP),  el miércoles 24 de noviembre, Monseñor David Martínez de Aguirre, Obispo de Puerto Maldonado y vicepresidente de la Conferencia Eclesial de la Amazonía (CEAMA), se refirió a las primeras experiencias compartidas entre los participantes de la Asamblea Eclesial, los emotivos testimonios sobre raíces culturales de América Latina y el Caribe, y los desafíos pastorales para construir una Iglesia con rostro amazónico.

Desde la sede de la Conferencia Episcopal Mexicana, Mons. Martínez de Aguirre, declaró sentirse emocionado por participar en un gran evento que reúne voces de todo el continente. Para el Obispo de Puerto Maldonado, estos encuentros motivan a uno y convocan a otros ser discípulos misioneros en salida, haciendo hincapié en la ponencia del coordinador del equipo teológico del CELAM, el Padre Carlos Galli: “Es importante la alegría misionera del discípulo para llevar el desborde del Espíritu Santo a los pueblos latinoamericanos”.

En otro momento expresó su alegría al saber que desde la Amazonía, particularmente las zonas periféricas, se está aportando para la construcción de una Iglesia presente y aliada de los pueblos originarios.

También recordó los momentos importantes que se vivió en el Sínodo para la Amazonía, convocado por el Papa en octubre de 2019, que mostró la importancia de escuchar a los pueblos originarios, y saludó la iniciativa de integrar a las periferias durante esta Asamblea Eclesial.

Además, señaló que uno de los principales desafíos es democratizar la comunicación y llegue a los pueblos más alejados. No obstante, sostuvo el Vicepresidente de la CEAMA, pese a las limitaciones de estos medios, los pueblos originarios están logrando ser escuchados y aportar para la humanidad, en torno al “cuidado de la casa común y el cuidado de la familia”.

25 Nov 2021

Inauguran planta de oxígeno medicinal en Pucallpa sumando esfuerzos entre la sociedad civil y la Iglesia

Cinco meses después desde que iniciaron los preparativos, la planta de oxígeno medicinal instalada en el Centro Pastoral Juvenil Gustavo Prevost, en el distrito ucayalino de Yarinacocha, ya es una realidad. Se trata de una infraestructura que tiene la capacidad de producir casi 1000 m3 diarios de oxígeno, lo que significa que podría abastecer alrededor de 100 recargas de balón.

"Necesitamos entrar a esta nueva normalidad, a este modo de ver la vida. Pero una vida en la que cada uno de nosotros pone de su parte y es protagonista de la construcción de este nuevo mudo. Ahora lo hacemos con esta planta de oxígeno. Ojalá que más adelante hagamos otros proyectos que sirvan para el pueblo". Monseñor Augusto Martín Quijano Rodríguez, obispo del Vicariato Apostólico de Pucallpa, ha sido una de las personas que participó de la inauguración de este lunes de la planta de oxígeno medicinal "La Esperanza", en la región Ucayali.

Un esfuerzo entre la Iglesia Católica, la sociedad civil y distintas organizaciones que hoy, cinco meses después desde que inició todo, permitirá que se haga realidad el apoyo a las familias que más necesiten de este insumo para enfrentar la pandemia de la COVID-19 en la ciudad amazónica. “Gracias al aporte y trabajo de muchas personas… Esta ha sido una experiencia en la que se une la empresa, se une la Iglesia y las personas solidarias para lograr este sueño”, refirió el obispo del Vicariato de Pucallpa.

La planta de oxígeno medicinal fue adquirida por la familia Rolland Billot, y la Iglesia se encargó de proporcionar el espacio donde estaría, construir la infraestructura que la albergaría, e instalar las conexiones eléctricas para que pueda funcionar en el Centro Pastoral Juvenil Gustavo Prevost, ubicado en el distrito de Yarinacocha, provincia de Coronel Castillo. Esta infraestructura está dedicada a la memoria de Monseñor Marcelo Melani, el padre Yul Soto, el señor Raúl Pezo Sánchez, y todos los fallecidos por la COVID-19.

Esta planta tiene la capacidad de producir casi 1000 m3 diarios de oxígeno, lo que significa que podría abastecer alrededor de 100 recargas de balón. Además, gracias a la campaña Respira Perú y programa pastoral Resucita Perú, el Vicariato de Pucallpa cuenta con más de 70 balones de oxígeno para apoyar a la población que más lo requiera a combatir la COVID-19.  “Todos tenemos que unirnos para que los proyectos, los deseos del ser humano se desarrollen. Solamente así podremos hacer mucho más por nuestro pueblo y los pobres. Si mantenemos el egoísmo, este se vuelve el protagonista y nos hace separarnos los unos a los otros”, sostuvo Monseñor Augusto Martín Quijano Rodríguez.

23 Nov 2021

Más de 50 representantes peruanos participan de la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en el Perú es representada por 54 delegados provenientes de las distintas jurisdicciones eclesiásticas del país, entre obispos, sacerdotes, diáconos, religiosas, religiosos y laicos, quienes participan de forma presencial y remota de este encuentro, iniciado el domingo 21 de noviembre en México.

"Al iniciar esta Asamblea le pido a Dios que abra nuestro corazón para dejarnos guiar al espíritu de escucha, sinodalidad y unidad eclesial, y descubrir lo que él quiere decirnos como pueblo de Dios en camino". Mons. Miguel Cabrejos, presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, inauguró así la Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe.

Durante su Homilía en la misa de apertura realizada este domingo en la Basílica de Santa María de Guadalupe, en México, el religioso destacó que este es un evento histórico, pues a diferencia de la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano de Medellín, donde se realizó la “recepción creativa” del Concilio Vaticano II, ahora se busca contribuir para una “segunda recepción” en el nuevo contexto en el que vivimos.

Foto: Conferencia Episcopal Peruana

Según el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), en este encuentro, que va del 21 al 28 de noviembre; la Iglesia en el Perú forma parte de una de las delegaciones más numerosas, conformada por 54 representantes provenientes de las distintas jurisdicciones eclesiásticas del país, entre obispos, sacerdotes, diáconos, religiosas, religiosos y laicos.

Foto: Conferencia Episcopal Peruana

Además, asisten de forma presencial y remota al menos unos 1000 asambleístas de todo América Latina y el Caribe: 200 obispos, 200 sacerdotes y algunos diáconos, 200 entre religiosas y religiosos y 400 laicos y laicas de diferentes ámbitos, así como personas que estén en situaciones de periferia, de exclusión.

Mensaje del Papa Francisco

El Papa Francisco se unió a los participantes de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe con un mensaje escrito donde señala su deseo de "impulsar una Iglesia en salida sinodal, reavivar el espíritu de la V Conferencia General del Episcopado", el cual, agrega que, Aparecida en 2007, "convocó a ser discípulos misioneros, y animar la esperanza, vislumbrando en el horizonte el Jubileo Guadalupano en 2031 y el Jubileo de la Redención en 2033".

También destaca las  tres claves para caminar hacia la sinodalidad: la comunión, participación y misión; y propone dos palabras fundamentales para avanzar en el camino sinodal: 'escucha y desborde'. "El dinamismo de las asambleas eclesiales está en el proceso de escucha, diálogo y discernimiento (...) El discernimiento comunitario requiere mucha oración y diálogo para poder hallar juntos la voluntad de Dios, y también requiere encontrar caminos superadores que eviten que las diferencias se conviertan en divisiones y polarizaciones", menciona.

Foto: Conferencia Episcopal Peruana

El Sumo Pontífice finaliza con un pedido a Dios para que la Asamblea "sea expresión del 'desborde' del amor creativo de su Espíritu, que nos impulsa a salir sin miedo al encuentro de los demás, y que anima a la Iglesia para que, por un proceso de conversión pastoral, sea cada vez más evangelizadora y misionera".